¿Qué es la financiación para proyectos inmobiliarios?   

Desarrollar un proyecto inmobiliario implica contar con una financiación adecuada a través de la cual sea posible terminar la obra; dicha financiación supone un capital que debe ser invertido en el proyecto a lo largo de sus diversas etapas, pero varía de acuerdo a la clase de financiación que el promotor consiga.

Ahora bien, es apropiado señalar que cuando de financiación para obras inmobiliarias se trata, se suele hablar de la ayuda económica a la cual pueden tener acceso los promotores mediante las operaciones llevadas a cabo por distintas entidades financieras, para poder desarrollar los proyectos que puedan tener.

¿En qué consiste la financiación enfocada en proyectos inmobiliarios?

La financiación para proyectos inmobiliarios se trata de un tipo de financiación a largo plazo que se encuentra al alcance de los promotores, la cual puede provenir tanto de las entidades bancarias tradicionales como de alternativas de financiamiento privadas, cuyo objetivo consiste en ayudar a iniciar, y/o terminar un proyecto de promoción o construcción.

Esta clase de capital otorgado por las entidades financieras, sean públicas o privadas, puede servir para el desarrollo de viviendas, locales, oficinas, naves, etc.

En cualquier caso, es apropiado señalar que tanto la deuda como el capital usado con el propósito de financiar el proyecto suelen pagarse mediante el flujo de caja que genera el propio proyecto.

Dicho de otro modo, consiste en una estructura de préstamo cuya base se trata del flujo de efectivo del proyecto para el reembolso, con los activos, derechos e intereses que presente el mismo como garantía secundaria, de manera que se presenta como una alternativa bastante interesante, sobre todo para el sector privado, debido a que las empresas tienen la posibilidad de financiar con mayor facilidad grandes proyectos fuera del balance.

¿Para qué se suele usar la financiación para promotoras inmobiliarias?

Por lo general, la financiación para proyectos inmobiliarios suele ser utilizada con los fines que se indican a continuación:

  • Para comprar el terreno que se empleará para la posterior edificación.
  • Financiar la fase de ingeniería del proyecto inmobiliario.
  • Contar con un respaldo económico que permita facilitar la concesión de permisos.
  • Subcontratar diferentes tipos de servicios.
  • Adelantar los pagos a proveedores.

¿Qué clases de financiación hay destinadas a los proyectos inmobiliarios?

Entre los principales inconvenientes que suelen tener que hacer frente los promotores inmobiliarios, sin duda alguna se encuentra el conseguir financiación para promotores inmobiliarios, pero para conseguirla, tienen la posibilidad de recurrir a dos grandes y diferentes tipos, los cuales son:

1.      La financiación bancaria

Se caracteriza por ser el tipo más tradicional que existe al querer financiar un proyecto inmobiliario, sin embargo, lo cierto es que la banca tradicional normalmente exige que los promotores cuenten no solo con un mínimo de recursos propios destinados al desarrollo del proyecto, sino también con experiencia dentro del sector e incluso, que demuestren la viabilidad comercial que presentan sus proyectos, lo que significa que deben tener una cierta cantidad de inmuebles vendidos.

2.      La financiación alternativa

Dentro de esta clase de financiación, la cual destaca por ser complementaria a la ofrecida por las entidades bancarias tradicionales, es posible encontrar distintas alternativas, por ejemplo, las siguientes:

Préstamos puente

Consisten en préstamos concedidos a los promotores a través de los fondos de inversión, los cuales se encuentran dirigidos a la adquisición del suelo, los costes de licencias, y/o la contratación de una constructora, etc.

Préstamos mezzanine

Suelen ser usados con la finalidad tanto de complementar la deuda, como de cubrir un importe que la banca tradicional normalmente no financia. De la misma forma, se aplican para disminuir la participación de los socios dentro del negocio, lo cual al mismo tiempo ayuda a reducir los riesgos.

Joint Venture Equity

Se refiere a los fondos de inversión que pasan a convertirse en co-inversores de algún determinado proyecto destinado a la promoción inmobiliaria.

Crowdfunding inmobiliario

A través del Crowdfunding inmobiliario, los promotores tienen la oportunidad de conseguir los fondos que necesitan para desarrollar sus proyectos inmobiliarios mediante distintos inversores.

No obstante, se trata de un tipo de financiación que por lo general se encuentra principalmente destinada a proyectos más pequeños, y en el que los inversores proporcionan, de forma individual, un pequeño capital.

¿Cuáles son los requisitos necesarios para conseguir financiación?

Para terminar, resulta igualmente apropiado indicar que a la hora de pedir financiación dirigida a los proyectos inmobiliarios, sin importar la clase de proyecto que se desee realizar, los promotores tendrán que asegurarse de cumplir con ciertos requisitos que se señalan a continuación:

  • No encontrarse embargados, y tampoco tener grandes cargas financieras que puedan terminar poniendo en duda su solvencia.
  • Disponer de un proyecto realmente sólido que se encuentre claramente definido en todas sus fases y etapas.
  • Comprobar que el proyecto a desarrollar es realmente viable, de manera que pueda ser usado como garantía frente a la operación.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.