Cómo revisar correctamente los lunares de nuestro cuerpo

Todas las personas tienen en sus cuerpos marcas naturales que los distinguen de los demás, pero en lo que coinciden es en esos pequeños círculos que pueden conseguir en cualquier parte de estos, y que son conocidos como lunares.

La aparición de lunares en el cuerpo generalmente no suele ser algo malo, pero en ocasiones si llega a serlo, ya que esto puede significar que la persona padece de cáncer de piel, por lo que es importante la revisión del cuerpo en la búsqueda de estos pequeños círculos.

Sin embargo, revisar los lunares en el cuerpo no es la actividad favorita de muchos, de hecho se podría decir que casi nadie hace esto, a menos que llegue a aparecer uno de gran tamaño en una zona muy visible y difícil de ignorar.

Para que ese tipo de situación no siga ocurriendo, en este post te vamos a decir como debes revisar correctamente los lunares que tienes en tu cuerpo, así podrás descartar que los que posees significan algo malo para tu salud, y en el caso de que te haya aparecido alguno con características anormales, podrás ir a tu médico de confianza para los respectivos análisis.

Señales a revisar en los lunares

Podríamos pensar que no existe una fórmula o procedimiento para revisar los lunares de forma correcta, pero lo cierto es que si es así, ya que los especialistas han establecido ciertos parámetros a tener en cuenta para así alertar a quienes tienen lunares con características particulares, y que podrían significar que son cancerígenos.

Las características que te mencionamos sobre dichos lunares se basan principalmente en su apariencia física, así que las señales que te deben colocar en alerta son las siguientes:

1.      Asimetría

Lo primero a tener en cuenta en los lunares es la asimetría que se puede presentar en ellos, ya que como te habíamos mencionado en líneas anteriores, estas son marcas circulares, por lo que tal y como sucede con los círculos deben tener una simetría total.

En el caso de que tengas en tu cuerpo algún lugar que no se vea simétrico, lo ideal es que lo autoexamines antes de ir a tu médico de confianza, ya que podría estar en presencia de uno con características cancerígenas.

Para saber si un lunar de tu cuerpo es asimétrico o no, partiendo que debería ser un círculo perfecto, imagina que lo divides en dos por el medio, y si de esa división quedan dos resultados totalmente diferentes o que es muy notorio, lo mejor será que vayas a consultar con un profesional de la salud para descartar que padeces alguna enfermedad por ello.

2.      Borde

Otra de las características importantes al revisar los lunares en tu cuerpo es ver el borde de estos, las orillas que poseen, ya que deben ser suaves y bien definidos, que es lo normal en este tipo de marcas.

Si tienes en tu cuerpo un lunar o varios que cuentan con bordes que son irregulares y con poca definición, que tienen un contorno por lo general diferente, entonces es hora de visitar a un médico para su análisis profesional, que sea él quien descarte si se trata de una marca cancerígena o no.

3.      Color

Los lunares que encontrarás en tu cuerpo siempre se presentan en color negro, y en algunos casos son marrones sin sombras, lo cual varía de persona a persona según el color de su piel.

Si al revisar los lunares en tu cuerpo encuentras alguno que cuenta con una tonalidad que no es uniforme y que tiene una sombra negra, roja o marrón, es importante que un médico lo revise, ya que esto no es normal en ese tipo de marcas en la piel.

4.      Diámetro

El tamaño o diámetro de los lunares es otro punto importante a tener en cuenta de estas marcas, debes analizar bien tu cuerpo en ese sentido, y sospechar de forma inmediata de cualquiera de ellos que tengas de gran tamaño.

Por lo general los lunares que tenemos en el cuerpo no superan los 6 milímetros de diámetro, así que si notas que alguno de los que tienes sobrepasa dicha medida, es importante que lo tengas en observación, y en el caso de que siga creciendo que vayas donde tu médico de confianza.

Sin embargo, vale recordar que la mayoría de los lunares malignos no suelen ser de grandes dimensiones, pero de igual forma no te confíes por ese motivo, es mejor salir de dudas con el diagnóstico de un profesional.

5.      Evolución

Relacionado con el punto anterior es importante que siempre estés evaluando el estado de tus lunares, que se mantengan en el mismo tamaño, color y forma con el paso del tiempo, ya que esas son las características comunes de los que son benignos.

De llegar a presentar en tu cuerpo algún lunar que aumente de tamaño, cambie de color o forma, e incluso si llegas a presentar comezón o sangramiento en alguno de ellos, puede ser indicativo de que esa marca es cancerígena, y es por ello que debes buscar atención médica inmediata.

Está muy atento a los lunares de tu cuerpo, revísalos de forma periódica, así podrás evitar que tu salud se vea deteriorada por estas marcas, ya que hablar de cáncer de piel es un tema muy complicado que ninguna persona quiere padecer, pero que la mayoría termina ignorando por desconocimiento de este tema que es más frecuente de lo que pensamos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *