¿Cómo mejorar la circulación?

Una buena circulación es esencial para disfrutar de una mayor calidad de vida y evitar serios problemas de salud. Hay varias maneras con las que mejorar la circulación que son fáciles de seguir, si quieres asegurarte de no tener problemas por una deficiente circulación de la sangre.

Mejora la circulación con estas pautas

Existen varias pautas a seguir que te garantizan mejorar la circulación en tu cuerpo. No es necesario que las emplees todas, pero sí varias de ellas, incluso combinarlas para obtener mejores resultados.

Una buena circulación es esencial para que el cuerpo funcione de la manera correcta y te permita disfrutar de una vida más saludable. Si sientes que tienes una mala circulación, debes hacer lo siguiente.

Mantén una buena hidratación

Mantenerte hidratado es importante porque favorece la filtración renal. En los períodos de deshidratación, la cantidad de sangre que fluye por el organismo se reduce y retiene más sodio, esto provoca que se espese.

Cuando esto ocurre, es más complicado para el sistema circulatorio mantener circulando un buen flujo de sangre. Para saber si estás tomando la suficiente agua durante el día, debes revisar tu orina, así que si es muy oscura, quiere decir que no estás tomando la cantidad de agua necesaria.

De igual manera, durante el día debes reducir el consumo de cafeína, dado que comprime los vasos sanguíneos y no te hidrata.

Sigue rutinas de ejercicios

Practicar deportes o realizar ejercicios con regularidad es fundamental para mejorar la circulación. Con las actividades físicas consigues que el corazón bombee sangre de manera constante, mejorando su circulación, e incluso también fortaleces el corazón y reduces la presión arterial.

La actividad física aumenta la capacidad del organismo de tomar y usar el oxígeno, así como la dilatación de los vasos sanguíneos, esto mejora su funcionamiento, logrando que los músculos obtengan oxígeno con más facilidad.

Hay muchos ejercicios o deportes que puedes usar para mejorar la circulación. Correr o caminar a una velocidad moderada beneficia el sistema circulatorio, de la misma manera que la natación o el ciclismo.

El yoga es otro ejercicio que se recomienda para mejorar la circulación de la sangre es que doblarse, torcerse y estirarse son movimientos que favorecen a las venas. Hay posiciones perfectas para mejorar la circulación de la sangre y para quienes se inician en el yoga, facilitando su correcta realización.

Conserva un peso saludable

Lo primero para tener una buena circulación es mantener un peso sano, si sufres de sobrepeso u obesidad, las posibilidades de tener problema en la circulación son más altas. Cuando bajas de peso, aumentas los niveles de adiponectina, una proteína relacionada con la función vascular.

Prioriza el consumo de fibra, verduras y frutas, con alimentos ricos en nutrientes como calcio, magnesio o vitaminas C, E y K, los cuales son esenciales para mejorar el tono vascular y la circulación.

También puedes consumir pescado con más frecuencia, los ácidos grasos Omega 3 benefician la salud cardiovascular. Añadir a tu dieta el atún, las sardinas, la macarela o el salmón, incluso suplementos, ayudará a tu circulación.

Reduce el consumo de sal para prevenir la retención de líquidos, o bien, consumir altas cantidades de productos lácteos, dado que estos incrementan la sensación de frío en las extremidades.

Buenos niveles de hierro

En el sistema circulatorio, el hierro es un mineral esencial porque ayuda con la producción de hemoglobina, un componente indispensable en los glóbulos rojos que se necesita para el transporte de oxígeno.

Existen alimentos ricos en hierro que puedes añadir a la dieta, como la espinaca o las carnes rojas, de esta manera aportas hierro al organismo. Sin embargo, es importante que los niveles de hierro se mantengan bien balanceados.

Cuando hay mucho hierro en la sangre, la salud cardiovascular se ve perjudicada, mayormente en pacientes con colesterol alto, y en caso de no consumir los suficientes alimentos, puedes comprar suplementos de hierro para complementar tu dieta.

¿Cómo saber si tienes mala circulación?

Determinar si tienes mala circulación es sencillo, la primera señal de alarma es la sensación de pesadez en las piernas, junto con el hormigueo y los pies fríos. También hay posibilidades de que sufras dolor en las piernas por los problemas circulatorios.

Los síntomas de pesadez aparecen por la acumulación de líquidos en la sangre, mayormente en los tobillos. Esta acumulación de líquidos complica a las venas el transporte eficaz de la sangre desde las piernas al corazón.

Hay otros signos que aparecen cuando tienes mala circulación, como un tono azulado en las piernas, uñas quebradizas, y piel seca. En los casos más graves, presentas debilidad venosa, provocando que se formen las varices.

De igual manera, lo ideal es consultar con un profesional que realiza los estudios adecuados para determinar si sufres de mala circulación y lo grave de tu situación. Gracias a esto, puedes seguir los cambios necesarios para mejorar la circulación de la sangre.

Consecuencias de una mala circulación

Existen varios causantes de la mala circulación en el cuerpo, como la obesidad, la diabetes, el sedentarismo, el tabaquismo, o el sedentarismo. Enfermedades como Raynaud, las arterias periféricas, o la aterosclerosis también provocan este problema.

Entre las consecuencias de una mala circulación están los calambres, la inflamación, el entumecimiento de los miembros, falta de apetito sexual en mujeres y disfunción eréctil en hombres, así como la pérdida de cabello o la fatiga crónica.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *