Las posiciones más usuales en el porno

Uno de los motivos por los cuales los videos porno amateur, nos resultan tan excitantes al igual que los iPorno Hentai XXX , al tiempo que despiertan todo ese morbo que llevamos por dentro, son las posiciones con las que más nos identificamos en el diario vivir, como es el caso de la posición del misionero y las chicas dispuestas boca abajo, para penetrarlas por cualquiera de los dos rotos disponibles y predilectos del porno casero ipornogratis.x/casero/.

En los videos amateur nos identificamos con las folladas de las que disfrutamos a diario

posturas sexualesEn estos videos caseros, es bastante inusual encontrarnos con aquellos malabarismos que son tan propios de las actrices porno más renombradas y apetecidas, por parte de todos los morbosos sin remedio que se desplazan por toda la Red a la caza de las mejores opciones.

En el porno amateur, podemos disfrutar de las posiciones con las que más nos identificamos, cuando follamos en casa o, bien, en un hospedaje rural, en un hotel y demás, con nuestras parejas ocasionales o, bien sea, estables (por más que esta última opción les parezca algo aburridas), como es el caso de la posición del misionero, en perrito o con la chica acostadita boca abajo, para ponernos a nuestra entera disposición sus provocativos cuerpos ansiosos.

Estas deliciosas posiciones tradicionales, pero excitantes, nos erotizan al máximo, dado que son las que normalmente utilizamos cuando follamos en el “mundo físico”, haciendo alarde de un estado físico que siempre estará de lo mejor, cuando de sexo se trata, mas no así cuando se trata de hacer ejercicio cotidiano, porque en estos casos “siempre estamos muy ocupados y/o cansados”.

La identificación con las posiciones de los videos porno amateur, es lo que más despierta nuestro lado salvaje

posturas porno¿Cuántos y quiénes, en el mundo real, se dedican a ostentar de malabaristas circenses, para presentarse como verdaderos expertos profesionales ante sus parejas de turno? Creemos que casi nadie actúa de esta manera en su “mundo real”, algunos por imposibilidad física y otros porque gustan de lo tradicional o, si se prefiere, de lo que siempre han hecho y sin necesidad de explorar nuevas opciones.

Esta es, precisamente, una de las causas por las que nos solemos identificar con las escenas caseras de sexo y, de paso, excitarnos con alta intensidad y con altísima dosis de morbo para, luego de ver el video y hasta cuando aguantemos, proceder a follar con gran furia, deseo y excitación a la pareja con quien estamos de la “doméstica escena”.

Desde el punto de vista de los sexólogos más pervertidos, cuando se trata de un hombre, se siente como si fuese él mismo quien se está follado a la chica que parece en el ordenador. Lo mismo sucede con las asiduas espectadoras de los videos porno caseros, que se imaginan la situación como si fuesen ellas quienes estás disfrutado de la penetración o la furiosa chupada que ven en el ordenador.

En fin y a todas estas y luego de haber desarrollado profundas investigaciones científicas sobre este tema (sí, como no), llegamos a la inevitable conclusión de que el porno amateur es con el que más nos identificamos y, de paso, con el que nos excitamos con mayor frecuencia para, luego, follar, jadear, gritar o bien, chuparse las entrañas de nuestras propias chicas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *